LA LEYENDA DEL PAJARO ATAJACAMINO

0
320

Cuenta esta leyenda triste que una vez al pueblo llegó un viajero, joven y buen mozo. Anahí, la hija de unos modestos campesinos del lugar, se quedó completamente enamorada del muchacho.

Era primavera y todo parecía estar más bello. La pequeña soñaba con casarse y tener una vida tranquila con su enamorado. Pero un día, nadie supo por qué, el joven recién llegado preparó sus cosas y partió sin saludar siquiera a Anahí. Desde entonces Anahí no volvió a sonreír y lo buscó desesperada por poblados cercanos sin dar con él.

El tiempo pasó y la niña no volvió a su casa; se había transformado en un pequeño pajarito que buscaba en cada camino a su amado. El pajarito al que hacemos referencia en la leyenda es el atajacaminos, y habita en el norte argentino.

Se lo puede ver durante el crepúsculo y al anochecer. Tiene alas grandes y largas, cola negra y terminada en una punta blanca. Vuela a ras del suelo y es sumamente intrépido: aparece de pronto entre las patas del caballo, hace un poco de alboroto y luego se adelanta.

Advertisement

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here