Piden una condena de 15 años a Pachelo por robos y desisten de acusar a los vigiladores

0
7
Para la fiscala el 27 de octubre de 2002 Mara Marta lleg sorpresivamente a su casa y al descubrir que estaban robando se enfrent a los ladrones y termin asesinada de seis balazos en la cabeza Foto Gustavo Amarelle
Para la fiscalía, el 27 de octubre de 2002, María Marta llegó sorpresivamente a su casa y al descubrir que estaban robando, se enfrentó a los ladrones y terminó asesinada de seis balazos en la cabeza. / Foto: Gustavo Amarelle.

Los fiscales del juicio que se le sigue en San Isidro a Nicolás Pachelo pidieron este lunes que se lo condene a «no menos de 15 años» por ocho robos a casas de distintos barrios privados del Gran Buenos Aires cometidos entre 2017 y 2018. Sin embargo  desistieron de la acusación para los dos exvigiladores del country Carmel de Pilar, imputados como coautores junto a Nicolás Pachelo del homicidio de la socióloga.

En su alegato frente a los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de San Isidro, Patricio Ferrari, fiscal general adjunto de San Isidro, desistió esta tarde de la acusación de los exvigiladores Norberto Glennon (57) y José Ramón Ortiz (45), quienes habían llegado a juicio como coautores del delito de «robo agravado por el uso de arma en concurso real con homicidio criminis causa agravado».

Los argumentos contra Nicolás Pachelo

En su alegato, el fiscal Andrés Quintana enumeró ante los jueces Federico Ecke, Osvaldo Rossi y Esteban Andrejín una serie de 10 mentiras que, según dijo, Pachelo realizó durante el debate oral.

«Nicolás Pachelo reconoció los hechos, pero dejó ver con ese reconocimiento sus rasgos. Pachelo mintió durante la instrucción y durante el juicio. Miente porque es un narcisista y psicópata. Reconoció todos los hechos, pero les bajó el precio», señaló Quintana en relación a los 8 robos que se le imputan al principal acusado y que fueron cometidos en los barrios de Tortugas, de Pilar; El Portezuelo, de Nordelta y Campos de Abril y El Carmen, ambos de Hudson.

Las primeras mentiras que evidenció Quintana tuvieron vinculadas al ingreso a Tortugas, en donde según su declaración indagatoria, Pachelo lo había realizado en soledad, sin cómplices.

En ese barrio privado, durante el debate oral, Pachelo reconoció haber ingresado a las viviendas de Arturo Luis Piano, Christian Alan Guerrien y Osvaldo Horacio Brucco el 29 de marzo de 2018, durante el fin de semana santo.

En la vivienda de Guerrien la fiscalía indicó que con una barreta forzó una entrada lateral y se robó una chomba azul, otra blanca y una cruz.

En la casa de Brucco, dueño de los restaurantes Happening, Gardiner y Tequila, le desempotraron y robaron la caja fuerte que tenía en su vestidor con 32.000 euros, una pistola Glock con dos cargadores, documentación del arma, acciones de sus empresas y varias joyas.

En tanto, en la vivienda de Piano forzaron el vestidor y una caja fuerte y se llevaron 5.000 pesos, entre 400 y 800 dólares, tres barras de oro, relojes y joyas.

Según detalló la fiscalía, Pachelo ingresó como acompañante en una camioneta junto con Marasco y Martínez, también acusados de coautores en dichos robos.

Pachelo siempre sostuvo que en esos hechos no había utilizado la fuerza, por lo que echó por tierra la teoría de la fiscalía de que utilizó una barreta, a pesar de haber quedado filmado en una cámara de seguridad con un elemento de similares características.

Otros dos robos que le fueron vinculado a Pachelo ocurrieron el 13 de abril de 2017 en el Barrio Parque El Carmen, de Hudson, y el propio Pachelo reconoció haber sido el autor.

Allí, Pachelo quedó filmado ingresando a una vivienda que luego se estableció que era de César Martucci, exdiputado nacional y dirigente del club Boca Juniors, donde, tras forcejear una puerta de ingreso, sustrajo joyas, relojes y una caja fuerte.

También fue víctima un vecino de Martucci, identificado como Sergio Cerullo: “Ingresé a las dos casas por el mismo lugar, unas puertas corredizas que no tenían cerradura, sino que se cierran con una trabita. Como dije el primer día, entré solo, no fui armado, solo usé fuerza sobre las puertas sin rotura”, aclaró Pachelo.

En tanto, la fiscalía también sumó a la lista de robos cometidos como por Pachelo como coautor al hecho en el cual fue víctima Eduardo Nacusse, en dos oportunidades, el 9 de noviembre de 2017 y el 9 de enero de 2018, en el barrio Portezuelo de Nordelta.

En el primer hecho, usando la llave del departamento, entraron y robaron un bolso con 240.000 pesos, 6.000 dólares, 20 relojes, diez camperas y zapatillas de marca.

En el segundo robo, le sustrajeron 1.000 dólares, cuatro relojes, una billetera, un DNI viejo y hasta un toallón.

Por último, el fiscal Quintana hizo referencia al robo en el domicilio de Claudio Rigalli, ubicado en el country Club de Campo Abril de Hudson.

Allí, se estableció que Pachelo ingresó en un auto marca Audi exhibiendo un DNI con una falsa identidad.

Con un cómplice no identificado, violentaron una puerta lateral del domicilio de Ragalli, y sustrajeron 16 relojes de alta gama, cajas y garantías de esos y otros relojes, varias joyas con piedras preciosas y una caja de seguridad con teclado y perilla de apertura.

«En conclusión, no existe indicio alguno de dudar la veracidad de las víctimas. Sus relatos, sumados a los informes y fotografías, permite corroborar los hechos tan cual fueron descriptos en la imputación», aseguró Quintana en su alegato, durante el cual también participó el fiscal Federico González.

Para cerrar el alegato, González pidió nueve años de prisión para Marasco, cuatro para Martínez y, si bien no dio una cifra para Pachelo, ya que consideró que va en conjunto al crimen de María Marta García Belsunce, “no merece menos de 15 años de prisión” por los robos.

Los alegatos fueron seguidos atentamente por Carlos Carrascosa, Irene Hurtig y Horacio García Belsunce, entre otros allegados a María Marta que se encontraban en la sala de audiencias.

(S)El pedido para los vigiladores(S9

Los fiscales del tercer juicio por el crimen de María Marta García Belsunce desistieron este lunes de la acusación para los dos exvigiladores del country Carmel de Pilar, imputados como coautores junto a Nicolás Pachelo del homicidio de la socióloga.

En su alegato frente a los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de San Isidro, Patricio Ferrari, fiscal general adjunto de San Isidro, desistió esta tarde de la acusación de los exvigiladores Norberto Glennon (57) y José Ramón Ortiz (45), quienes habían llegado a juicio como coautores del delito de «robo agravado por el uso de arma en concurso real con homicidio criminis causa agravado».

«A contrario de lo que ha sostenido la defensa a lo largo de este debate, impera en nosotros dictaminar con criterio objetivo. Somos de la convicción que la evidencia respecto de los señores Ortiz y Glennon que se ha podido obtener no resulta elocuente y no alcanza el grado de certeza necesario para poder dictaminar su condena. Es por eso que, validando que este Ministerio Público Fiscal actúa con criterio objetivo, desistimos de la acusación de ambos imputados», expresó Ferrari ante los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de San Isidro, Federico Ecke, Osvaldo Rossi y Esteban Andrejín.

Ferrari brindó un capítulo de su alegado a los empleados de seguridad de la empresa Cazadores, responsables de la vigilancia de Carmel en 2002.

«Entre las 18 y 19 la seguridad era nula», expresó el representante del Ministerio Público Fiscal al enumerar cada vigilador y el rol que tuvo en la tarde del 27 de octubre de 2002.

El fiscal sostuvo que Ortiz y Glennon estaban destinados al puesto denominado de Proveedores y que «desde las 18.15, cuando ingresaron, hasta 18.55 lo concreto es que no sabe qué hicieron y dónde estaban».

«Lo que se sabe e que a las 18.55 ambos estaban en la puerta de la casa de la damnificada. El testimonio de Diego Rivero (un vigilador) da cuenta que ambos robaban juntos y que Ortiz dijo que Pachelo salió esa tarde sin usar su tarjeta de socio», señaló Ferrari.

Ferrari destacó que las prendas de vestir de los vigiladores, un uniforme compuesto por una camisa blanca, «fueron auditadas por una gran cantidad de testigos».

«No tenían manchas de sangre, como tampoco las tenían Carlos Carrascosa, Guillermo Bártoli o Irene Hurtig. La única persona que no fue auditada en sus prendas de vestir fue Nicolás Pachelo, con un dato adicional, el imputado reconoció haberle manifestado al periodista Jorge Lanata que aquel domingo lavó sus prendas de vestir», concluyó.

La noticia fue recibida con una sonrisa por parte de Ortíz, quien se encontraba presente junto a sus defensoras oficiales María Eugenia Nigro, María Antonia Ventresca y María Gabriela Madariaga.

En tanto, Glennon también mostró su cara de tranquilidad detrás de sus abogados Sergio Loto y Agustín Paladino.

Vale destacar que el desistimiento corre por cuenta de los fiscales Ferrari, Andrés Quintana y Federico Gonzáles, pero aún se espera si la decisión será acompañada por el particular damnificado, integrado por los abogados Gustavo Hechem y Sebastián Maison, quienes defienden los intereses de Carrascosa y María Laura García Belsunce.

Advertisement

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here